¿Ventanas de aluminio o PVC?

Cambiar las ventanas de tu hogar o elegir las adecuadas para tu nueva casa siempre pasa por decidirte entre ventanas de aluminio o PVC. Lo mejor es conocer las características de ambos materiales para no errar en la decisión.
Mitos, verdades y falsas creencias dan muchas veces respuesta a qué elegir o cuáles son mejores: ¿ventanas de aluminio o PVC? Como en casi todos los casos, la decisión debe ajustarse a cada caso concreto y a las necesidades de cada vivienda. Tanto el aluminio actual como el PVC ofrecen buenas condiciones y resultados en casi todos los casos.
Las ventanas de aluminio se impusieron ya hace décadas, frente a las de madera por resultar mucho más ventajosas en temas como el aislamiento térmico y acústico o sus posibilidades de uso. Hoy en día siguen siendo las preferidas de muchos usuarios.
El precio suele ser uno de los mitos en cuanto al aluminio frente al PVC. Lo más destacado del aluminio es que ofrece una amplia variedad de precios aunque en general, suelen estar relacionados con su calidad, por lo que, igualando calidades y características, las diferencias se disipan bastante. Las posibilidades en cuantos a colores y acabados, formas y tamaños del aluminio son muchas.

El aislamiento tanto acústico como térmico de las ventanas de aluminio es muy elevado, aunque depende también mucho del tipo de instalación y de ventana que se elija. Las ventanas de aluminio siendo de calidad ofrecen muy buenos valores, tanto de aislamiento del ruido como de mejora de las condiciones térmicas del interior de la vivienda, colaborando en el ahorro de energía y mejorando considerablemente la eficiencia medio ambiental de toda vivienda. Las ventanas de PVC son las últimas en llegar al panorama: es el material más cálido, moderno y actual y presenta unas ventajas y condiciones precisas en el caso de elegirlo para las ventanas.

El PVC ofrece unas tasas de aislamiento térmico del hogar muy elevadas, resultando especialmente eficaz en climas muy extremos donde es importante y esencial contar con una carpintería en las ventanas altamente efectivo y con muy bien comportamiento en condiciones extremas aunque hay que tener en cuenta y valorar sus posibles deformaciones o desajustes.

La durabilidad y el mantenimiento a largo plazo de las ventanas de PVC es muy valorado por los expertos que aseguran que las ventanas de PVC resisten el paso del tiempo en muy buenas condiciones y manteniendo sus características principales tanto estéticas como prácticas. El PVC gana en ventajas y condiciones siempre que se instala de una forma correcta y profesional, debe acompañarse por un tipo de cristal adecuado y por una persiana de calidad.

El PVC no resulta tóxico, por supuesto, y presenta muy buenos resultados ecológicos, ya que colabora de forma efectiva al ahorro de energía en el hogar y además, su fabricación presenta muy buen comportamiento ecológico y actualmente se recicla. El tema de la humedad, aunque se relaciona con un tipo u otro de ventanas, lo cierto es que depende más de otros factores y principalmente de la ventilación de la estancia que sufre problemas de condensación o humedades. No obstante, es cierto que el PVC no permite la condensación sobre el marco, pero sí en el cristal y en el caso de las ventanas de aluminio, se da sobre ambas superficies, marco y cristal.

Antes de decidirte entre ventanas de aluminio o PVC, lo mejor es que consultes varios profesionales y especialistas, tengas claras tus prioridades y preferencias y valores el tema de presupuesto, que, según el caso, sí puede resultar definitivo.

Pongase en contacto

Complete los campos y comuníquese con nosotros